Misas en línea

29 Jun, 2020

Misa: Lunes 29 de junio 2020: SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

En la solemnidad de los santos Pedro y Pablo preside la celebración el Obispo Gabriel Mestre y concelebran el párroco y el vicario de la Catedral, los padres Ariel Sueiro y Gonzalo Domench. El obispo nos dice que San Pedro y San Pablo nos hablan de una misma fe pero representan la diversidad de la expresión de esa fe dentro de la misma Iglesia. Ellos demostraron que es posible la unidad en la fe y la diversidad de formatos y caminos para alcanzar la salvación. Hoy es el día del Papá y junto con nuestra adhesión al papa Francisco quiero agregar unas ideas. Nosotros lo somos Pedro ya que también fuimos elegido por Dios y además somos débiles como lo fue Pedro. El Santo Padre Francisco es Pedro, cabeza de la Iglesia que se reconoce pecador, pero goza de la asistencia del Espíritu Santo para transmitirnos ese testimonio de compromiso en la conducción de la Iglesia. Oremos por el Papá para que Dios lo confirme todos los días en su sacerdocio para el bien de la Santa Iglesia.

MISA ON LINE

«Yo he pedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te recobres, da firmeza a tus hermanos»

Misa del lunes 29 de junio de 2020, celebra el obispo Gabriel Mestre y concelebran el párroco y el vicario de la Catedral, pbros Ariel Sueiro y Gonzalo Domench.

Primera lectura

Libro de los Hechos de los Apóstoles 12,1-11.

Por aquel entonces, el rey Herodes hizo arrestar a algunos miembros de la Iglesia para maltratarlos.
Mandó ejecutar a Santiago, hermano de Juan,
y al ver que esto agradaba a los judíos, también hizo arrestar a Pedro. Eran los días de «los panes Acimos».
Después de arrestarlo, lo hizo encarcelar, poniéndolo bajo la custodia de cuatro relevos de guardia, de cuatro soldados cada uno. Su intención era hacerlo comparecer ante el pueblo después de la Pascua.
Mientras Pedro estaba bajo custodia en la prisión, la Iglesia no cesaba de orar a Dios por él.
La noche anterior al día en que Herodes pensaba hacerlo comparecer, Pedro dormía entre dos soldados, atado con dos cadenas, y los otros centinelas vigilaban la puerta de la prisión.
De pronto, apareció el Angel del Señor y una luz resplandeció en el calabozo. El Angel sacudió a Pedro y lo hizo levantar, diciéndole: «¡Levántate rápido!». Entonces las cadenas se le cayeron de las manos.
El Angel le dijo: «Tienes que ponerte el cinturón y las sandalias» y Pedro lo hizo. Después le dijo: «Cúbrete con el manto y sígueme».
Pedro salió y lo seguía; no se daba cuenta de que era cierto lo que estaba sucediendo por intervención del Angel, sino que creía tener una visión.
Pasaron así el primero y el segundo puesto de guardia, y llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad. La puerta se abrió sola delante de ellos. Salieron y anduvieron hasta el extremo de una calle, y en seguida el Angel se alejó de él.
Pedro, volviendo en sí, dijo: «Ahora sé que realmente el Señor envió a su Angel y me libró de las manos de Herodes y de todo cuanto esperaba el pueblo judío».

Salmo

Salmo 34(33),2-3.4-5.6-7.8-9.

Bendeciré al Señor en todo tiempo,
su alabanza estará siempre en mis labios.
Mi alma se gloría en el Señor:
que lo oigan los humildes y se alegren.

Glorifiquen conmigo al Señor,
alabemos su Nombre todos juntos.
Busqué al Señor: El me respondió
y me libró de todos mis temores.

Miren hacia El y quedarán resplandecientes,
y sus rostros no se avergonzarán.
Este pobre hombre invocó al Señor:
El lo escuchó y lo salvó de sus angustias.

El Ángel del Señor acampa
en torno de sus fieles, y los libra.
¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
¡Felices los que en El se refugian!

 

Segunda lectura

Segunda Carta de San Pablo a Timoteo 4,6-8.17-18.

Querido hermano:
Yo ya estoy a punto de ser derramado como una libación, y el momento de mi partida se aproxima:
he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe.
Y ya está preparada para mí la corona de justicia, que el Señor, como justo Juez, me dará en ese Día, y no solamente a mí, sino a todos los que hayan aguardado con amor su Manifestación.
Pero el Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos. Así fui librado de la boca del león.
El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su Reino celestial. ¡A él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén.

Evangelio del día

 

Evangelio según San Mateo 16,13-19.

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?».
Ellos le respondieron: «Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas».
«Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?».
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo».
Y Jesús le dijo: «Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo».

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

Publicaciones relacionadas

Misa: Viernes 10 de julio 2020

Misa: Viernes 10 de julio 2020

El Padre Gonzalo Domench nos dice que la perseverancia es la virtud que consuma y corona las otras virtudes. La fidelidad cotidiana es el medio que nos es dado para que podamos contar con ese don infinitamente precioso, don por excelencia. El objeto de la virtud de la perseverancia es que llevemos bien y a término la gran obra de nuestra vida y cada obra que comenzamos por Dios.

Misa: Jueves 9 de julio 2020. Virgencita de Itatí. Día de la Independencia

Misa: Jueves 9 de julio 2020. Virgencita de Itatí. Día de la Independencia

El Padre obispo Gabriel en su homilía nos dice que celebrar la fiesta de la Virgencita de Itatí es muy significativa. especialmente en el día de la Patria y con la lectura de la anunciación se nos invita a «partir e ir sin demora». Estar presente hoy, pese a las limitaciones, con todos los que nos necesitan, con creatividad hay que, no solo ayudar, sino especialmente llevar la presencia del Señor.
Si soy discípulo de Jesús y María, hay q partir e ir sin demoras encuentro de los más necesitados para llevar alivio en la palabra del Señor

Misa: Miercolese 8 de julio 2020.

Misa: Miercolese 8 de julio 2020.

El Padre Ezequiel Kseim nos dice que la misión divina confiada por Jesús a los apóstoles durará hasta el fin del mundo (Mt 28,20) puesto que el Evangelio que ellos deben propagar es en todo tiempo el principio de toda la vida para la Iglesia. Por esto los apóstoles se cuidaron de establecer sucesores en esta sociedad jerárquicamente organizada. En efecto, no sólo tuvieron diversos colaboradores en el ministerio (Hch 6,2-6; 11,30), sino que, a fin de que la misión a ellos confiada se continuase después de su muerte, dejaron a modo de testamento a sus colaboradores inmediatos el encargo de acabar y consolidar la obra comenzada con ellos, encomendándoles que atendieran a toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo los había puesto «para apacentar la Iglesia de Dios»