Misas en línea

1 Ago, 2020

Misa: sábado 1 de agosto de 2020

El padre Walter Pereyra nos dice que la Iglesia del primer milenio nació de la sangre de los mártires: "Sanguis martyrum semen christianorum ; la sangre de los mártires es semilla de cristianos" Tertuliano). Los acontecimientos históricos...no podían de ninguna manera garantizar a la Iglesia su desarrollo tal como se realizó durante el primer milenio si no hubiera sido gracias a la semilla de los mártires y el patrimonio de santidad que caracterizaron las primeras generaciones cristianas. Al final del segundo milenio, la Iglesia es de nuevo una Iglesia de mártires. Las persecuciones contra los creyentes---sacerdotes, religiosos, laicos,--- han provocado abundantes semillas de martirio en diferentes partes del mundo. El testimonio por Cristo hasta entregar la vida ha llegado a ser un patrimonio común a los católicos, a los ortodoxos, a los anglicanos y a los protestantes, como ya lo afirmaba Pablo VI ...Es un testimonio que no hay que olvidar...

MISA ON LINE

Juan Bautista, mártir de la Verdad

Misa del sábado 1 de agosto. Celebra el Padre Walter Pereyra.

Primera lectura

Libro de Jeremías 26,11-16.24.

Los sacerdotes y los profetas dijeron a los jefes y a todo el pueblo: «Este hombre es reo de muerte, porque ha profetizado contra esta ciudad, como ustedes lo han escuchado con sus propios oídos».
Pero Jeremías dijo a los jefes y a todo el pueblo: «El Señor es el que me envió a profetizar contra esta Casa y contra esta ciudad todas las palabras que ustedes han oído.
Y ahora, enmienden su conducta y sus acciones, y escuchen la voz del Señor, su Dios, y el Señor se arrepentirá del mal con que los ha amenazado.
En cuanto a mí, hagan conmigo lo que les parezca bueno y justo.
Pero sepan que si ustedes me hacen morir, arrojan sangre inocente sobre ustedes mismos, sobre esta ciudad y sobre sus habitantes. Porque verdaderamente el Señor me ha enviado a ustedes para decirles todas estas palabras».
Los jefes y todo el pueblo dijeron a los sacerdotes y a los profetas: «Este hombre no es reo de muerte, porque nos ha hablado en nombre del Señor, nuestro Dios».
Sin embargo, Ajicám, hijo de Safán, protegió a Jeremías e impidió que fuera entregado en manos del pueblo para ser ejecutado.

Salmo

Salmo 69(68),15-16.30-31.33-34.

Sácame del lodo para que no me hunda,
líbrame de los que me odian
y de las aguas profundas;
que no me arrastre la corriente,
que no me trague el Abismo,
que el Pozo no se cierre sobre mí.

Yo soy un pobre desdichado, Dios mío,
que tu ayuda me proteja:
Así alabaré con cantos el nombre de Dios,
y proclamaré su grandeza dando gracias;

que lo vean los humildes y se alegren,
que vivan los que buscan al Señor:
porque el Señor escucha a los pobres
y no desprecia a sus cautivos.

Evangelio del día

Evangelio según San Mateo 14,1-12.

En aquel tiempo, la fama de Jesús llegó a oídos del tetrarca Herodes,
y él dijo a sus allegados: «Este es Juan el Bautista; ha resucitado de entre los muertos, y por eso se manifiestan en él poderes milagrosos».
Herodes, en efecto, había hecho arrestar, encadenar y encarcelar a Juan, a causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe,
porque Juan le decía: «No te es lícito tenerla».
Herodes quería matarlo, pero tenía miedo del pueblo, que consideraba a Juan un profeta.
El día en que Herodes festejaba su cumpleaños, la hija de Herodías bailó en público, y le agradó tanto a Herodes
que prometió bajo juramento darle lo que pidiera.
Instigada por su madre, ella dijo: «Tráeme aquí sobre una bandeja la cabeza de Juan el Bautista».
El rey se entristeció, pero a causa de su juramento y por los convidados, ordenó que se la dieran
y mandó decapitar a Juan en la cárcel.
Su cabeza fue llevada sobre una bandeja y entregada a la joven, y esta la presentó a su madre.
Los discípulos de Juan recogieron el cadáver, lo sepultaron y después fueron a informar a Jesús.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dio

Publicaciones relacionadas

Misa: miércoles 5 de agosto de 2020

Misa: miércoles 5 de agosto de 2020

Jesús salió de Israel: «Saliendo de allí, Jesús entró en la región de Tiro» (Mt 15,21), nombre que quiere decir » la alianza de las naciones». Con el fin de que, entre la gente de este territorio, los que creían pudieran ser salvados cuando salieran. En efecto, presta atención a estas palabras: «Una mujer, una Cananea, venida de estos territorios, empezó a gritar diciendo: ‘ ten piedad de mi, Señor, Hijo de David; mi hija está atormentada por un demonio ‘ » (v. 22). A mi parecer, si no hubiera salido de estos territorios, no habría podido acercarse a Jesús con estos gritos que brotan «de una gran fe», como él mismo lo testimonió (v. 28)

Misa: martes 4 de agosto de 2020 – Día del Sacerdote.

Misa: martes 4 de agosto de 2020 – Día del Sacerdote.

El padre Luis Albóniga nos dice que después de la multiplicación de los panes Jesús manda a los discípulos “cruzar a la otra orilla”. Este itinerario lo deben realizar solos, han de confiar en la palabra de Jesús. En medio de la tormenta Jesús aparece caminando sobre el mar, los discípulos se llenan de miedo y escuchan al Señor que les dice “No teman”. Pedro camina hacia Jesús, pero el viento y el miedo lo hunden: “Sálvame” le dice y Jesús lo aferra a su mano devolviéndole la confianza.
Estos tiempos de Covid han envuelto al mundo en una tormenta que nos atemoriza. Las olas de la incertidumbre, de la fragilidad, los relámpagos de la crisis económica, de la soledad, el aislamiento y la angustia amenazan robarnos la esperanza. Jesús nos dice que podemos seguir caminando, que confiemos en Él, que nos agarremos fuerte de su mano.
Hoy celebramos al San Juan María Vianney, sacerdote humilde y santo, cuyas palabras y manos hacían presentes la de Cristo. Es el patrono de los sacerdotes, por eso rezamos por ellos, por todos nuestros curas, para que sigan unidos a Jesús y prolonguen su mano en el servicio de amor, de salvación y de consuelo que el Buen Pastor les ha confiado.

Misa: Lunes 3 de agosto de 2020

Misa: Lunes 3 de agosto de 2020

El obispo auxiliar, Mons Dario Quintana, hoy nos dice que
el hecho de que, de todos los pasajeros de la barca, Pedro se atreva a responder y pida al Señor que le mande ir hacia Él sobre las aguas, indica la disposición de su corazón en el momento de la Pasión. Entonces, él sólo, andando sobre las huellas del Señor, despreciando las agitaciones del mundo, comparables a las del mar, le ha acompañado con el mismo valor para despreciar la muerte. Pero su falta de seguridad revela su debilidad en la tentación que le esperaba; pues, aunque ha osado avanzar, se ha hundido. La debilidad de la carne y el temor de la muerte han obligado a llegar hasta la fatalidad del repudio. Sin embargo, grita y pide al Señor la salvación. Este grito es el gemido de su arrepentimiento…