Misas en línea

10 Jul, 2020

Misa: Viernes 10 de julio 2020

El Padre Gonzalo Domench nos dice que la perseverancia es la virtud que consuma y corona las otras virtudes. La fidelidad cotidiana es el medio que nos es dado para que podamos contar con ese don infinitamente precioso, don por excelencia. El objeto de la virtud de la perseverancia es que llevemos bien y a término la gran obra de nuestra vida y cada obra que comenzamos por Dios.

MISA ON LINE

“Aquel que persevere hasta el fin se salvará”

Misa del viernes 10 de julio. Celebra el padre Gonzalo Domench

Primera lectura

Libro de Oseas 14,2-10.

Así habla el Señor:
Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, porque tu falta te ha hecho caer.
Preparen lo que van decir y vuelvan al Señor. Díganle: «Borra todas las faltas, acepta lo que hay de bueno, y te ofreceremos el fruto de nuestros labios.
Asiria no nos salvará, ya no montaremos a caballo, ni diremos más «¡Dios nuestro!» a la obra de nuestras manos, porque sólo en ti el huérfano encuentra compasión».
Yo los curaré de su apostasía, los amaré generosamente, porque mi ira se ha apartado de ellos.
Seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, hundirá sus raíces como el bosque del Líbano;
sus retoños se extenderán, su esplendor será como el del olivo y su fragancia como la del Líbano.
Volverán a sentarse a mi sombra, harán revivir el trigo, florecerán como la viña, y su renombre será como el del vino del Líbano.
Efraím, ¿qué tengo aún que ver con los ídolos? Yo le respondo y velo por él. Soy como un ciprés siempre verde, y de mí procede tu fruto.
¡Que el sabio comprenda estas cosas! ¡Que el hombre inteligente las entienda! Los caminos del Señor son rectos: por ellos caminarán los justos, pero los rebeldes tropezarán en ellos.

Salmo

Salmo 51(50),3-4.8-9.12-13.14.17.

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad,
por tu gran compasión, borra mis faltas!
¡Lávame totalmente de mi culpa
y purifícame de mi pecado!

Tú amas la sinceridad del corazón
y me enseñas la sabiduría en mi interior.
Purifícame con el hisopo y quedaré limpio;
lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,
y renueva la firmeza de mi espíritu.
No me arrojes lejos de tu presencia
ni retires de mí tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
que tu espíritu generoso me sostenga:
Abre mis labios, Señor,
y mi boca proclamará tu alabanza.

Evangelio del día

Evangelio según San Mateo 10,16-23.

Jesús dijo a sus apóstoles:
«Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas.
Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en las sinagogas.
A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos.
Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento,
porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes.
El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir.
Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará.
Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra, y si los persiguen en esta, huyan a una tercera. Les aseguro que no acabarán de recorrer las ciudades de Israel, antes de que llegue el Hijo del hombre.»

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

Publicaciones relacionadas

Misa: miércoles 5 de agosto de 2020

Misa: miércoles 5 de agosto de 2020

Jesús salió de Israel: «Saliendo de allí, Jesús entró en la región de Tiro» (Mt 15,21), nombre que quiere decir » la alianza de las naciones». Con el fin de que, entre la gente de este territorio, los que creían pudieran ser salvados cuando salieran. En efecto, presta atención a estas palabras: «Una mujer, una Cananea, venida de estos territorios, empezó a gritar diciendo: ‘ ten piedad de mi, Señor, Hijo de David; mi hija está atormentada por un demonio ‘ » (v. 22). A mi parecer, si no hubiera salido de estos territorios, no habría podido acercarse a Jesús con estos gritos que brotan «de una gran fe», como él mismo lo testimonió (v. 28)

Misa: martes 4 de agosto de 2020 – Día del Sacerdote.

Misa: martes 4 de agosto de 2020 – Día del Sacerdote.

El padre Luis Albóniga nos dice que después de la multiplicación de los panes Jesús manda a los discípulos “cruzar a la otra orilla”. Este itinerario lo deben realizar solos, han de confiar en la palabra de Jesús. En medio de la tormenta Jesús aparece caminando sobre el mar, los discípulos se llenan de miedo y escuchan al Señor que les dice “No teman”. Pedro camina hacia Jesús, pero el viento y el miedo lo hunden: “Sálvame” le dice y Jesús lo aferra a su mano devolviéndole la confianza.
Estos tiempos de Covid han envuelto al mundo en una tormenta que nos atemoriza. Las olas de la incertidumbre, de la fragilidad, los relámpagos de la crisis económica, de la soledad, el aislamiento y la angustia amenazan robarnos la esperanza. Jesús nos dice que podemos seguir caminando, que confiemos en Él, que nos agarremos fuerte de su mano.
Hoy celebramos al San Juan María Vianney, sacerdote humilde y santo, cuyas palabras y manos hacían presentes la de Cristo. Es el patrono de los sacerdotes, por eso rezamos por ellos, por todos nuestros curas, para que sigan unidos a Jesús y prolonguen su mano en el servicio de amor, de salvación y de consuelo que el Buen Pastor les ha confiado.

Misa: Lunes 3 de agosto de 2020

Misa: Lunes 3 de agosto de 2020

El obispo auxiliar, Mons Dario Quintana, hoy nos dice que
el hecho de que, de todos los pasajeros de la barca, Pedro se atreva a responder y pida al Señor que le mande ir hacia Él sobre las aguas, indica la disposición de su corazón en el momento de la Pasión. Entonces, él sólo, andando sobre las huellas del Señor, despreciando las agitaciones del mundo, comparables a las del mar, le ha acompañado con el mismo valor para despreciar la muerte. Pero su falta de seguridad revela su debilidad en la tentación que le esperaba; pues, aunque ha osado avanzar, se ha hundido. La debilidad de la carne y el temor de la muerte han obligado a llegar hasta la fatalidad del repudio. Sin embargo, grita y pide al Señor la salvación. Este grito es el gemido de su arrepentimiento…