Misas en línea

2 Ago, 2020

Misa: DOMINGO 2 de agosto de 2020

El padre Juan Pablo Cayrol, en las fiestas patronales de San Cayetano, hoy nos dice que la compasión es presentada en el Evangelio (Mt. 14,13-21) como signo de que el Reino de Dios ya ha llegado. La compasión es parte fundamental del Reino al dar gratuitamente lo que uno tiene. Así el milagro de la multiplicación de los panes es una "señal" de la vida que ha venido a traer Jesús al mundo. Una vida abundante. El número doce seguramente se relaciona con los discípulos que no son los dueños, sino los distribuidores del pan.

MISA ON LINE

La multiplicación de los panes y los peces

Misa del domingo 2 de agosto. Celebra el párroco de San Cayetano, Pbro Juan Pablo Cayrol.

Primera lectura

Lectura del libro del profeta Isaías     55, 1-3

Así habla el Señor:
¡Vengan a tomar agua, todos los sedientos,
y el que no tenga dinero, venga también!
Coman gratuitamente su ración de trigo,
y sin pagar, tomen vino y leche.
¿Por qué gastan dinero en algo que no alimenta
y sus ganancias, en algo que no sacia?
Háganme caso, y comerán buena comida,
se deleitarán con sabrosos manjares.
Presten atención y vengan a mí,
escuchen bien y vivirán.
Yo haré con ustedes una alianza eterna,
obra de mi inquebrantable amor a David.

Palabra de Dios.

Salmo

SALMO     Sal 144, 8-9. 15-18

R. Abres tu mano, Señor, y nos colmas de tus bienes.

El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
el Señor es bueno con todos
y tiene compasión de todas sus criaturas. R.

Los ojos de todos esperan en ti,
y Tú les das la comida a su tiempo;
abres tu mano y colmas de favores
a todos los vivientes. R.

El Señor es justo en todos sus caminos
y bondadoso en todas sus acciones;
está cerca de aquellos que lo invocan,
de aquéllos que lo invocan de verdad. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma     8, 35. 37-39

Hermanos:
    ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada?
    Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a Aquél que nos amó.
    Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Palabra de Dios.

Evangelio del día

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo     14, 13-21

    Al enterarse de eso, Jesús se alejó en una barca a un lugar desierto para estar a solas. Apenas lo supo la gente, dejó las ciudades y lo siguió a pie. Cuando desembarcó, Jesús vio una gran muchedumbre y, compadeciéndose de ella, sanó a los enfermos.
    Al atardecer, los discípulos se acercaron y le dijeron: «Este es un lugar desierto y ya se hace tarde; despide a la multitud para que vaya a las ciudades a comprarse alimentos».
    Pero Jesús les dijo: «No es necesario que se vayan, denles de comer ustedes mismos».
    Ellos respondieron: «Aquí no tenemos más que cinco panes y dos pescados».
    «Tráiganmelos aquí», les dijo.
    Y después de ordenar a la multitud que se sentara sobre el pasto, tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes, los dio a sus discípulos, y ellos los distribuyeron entre la multitud.
    Todos comieron hasta saciarse y con los pedazos que sobraron se llenaron doce canastas. Los que comieron fueron unos cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

Palabra del Señor.

Publicaciones relacionadas

Misa: miércoles 5 de agosto de 2020

Misa: miércoles 5 de agosto de 2020

Jesús salió de Israel: «Saliendo de allí, Jesús entró en la región de Tiro» (Mt 15,21), nombre que quiere decir » la alianza de las naciones». Con el fin de que, entre la gente de este territorio, los que creían pudieran ser salvados cuando salieran. En efecto, presta atención a estas palabras: «Una mujer, una Cananea, venida de estos territorios, empezó a gritar diciendo: ‘ ten piedad de mi, Señor, Hijo de David; mi hija está atormentada por un demonio ‘ » (v. 22). A mi parecer, si no hubiera salido de estos territorios, no habría podido acercarse a Jesús con estos gritos que brotan «de una gran fe», como él mismo lo testimonió (v. 28)

Misa: martes 4 de agosto de 2020 – Día del Sacerdote.

Misa: martes 4 de agosto de 2020 – Día del Sacerdote.

El padre Luis Albóniga nos dice que después de la multiplicación de los panes Jesús manda a los discípulos “cruzar a la otra orilla”. Este itinerario lo deben realizar solos, han de confiar en la palabra de Jesús. En medio de la tormenta Jesús aparece caminando sobre el mar, los discípulos se llenan de miedo y escuchan al Señor que les dice “No teman”. Pedro camina hacia Jesús, pero el viento y el miedo lo hunden: “Sálvame” le dice y Jesús lo aferra a su mano devolviéndole la confianza.
Estos tiempos de Covid han envuelto al mundo en una tormenta que nos atemoriza. Las olas de la incertidumbre, de la fragilidad, los relámpagos de la crisis económica, de la soledad, el aislamiento y la angustia amenazan robarnos la esperanza. Jesús nos dice que podemos seguir caminando, que confiemos en Él, que nos agarremos fuerte de su mano.
Hoy celebramos al San Juan María Vianney, sacerdote humilde y santo, cuyas palabras y manos hacían presentes la de Cristo. Es el patrono de los sacerdotes, por eso rezamos por ellos, por todos nuestros curas, para que sigan unidos a Jesús y prolonguen su mano en el servicio de amor, de salvación y de consuelo que el Buen Pastor les ha confiado.

Misa: Lunes 3 de agosto de 2020

Misa: Lunes 3 de agosto de 2020

El obispo auxiliar, Mons Dario Quintana, hoy nos dice que
el hecho de que, de todos los pasajeros de la barca, Pedro se atreva a responder y pida al Señor que le mande ir hacia Él sobre las aguas, indica la disposición de su corazón en el momento de la Pasión. Entonces, él sólo, andando sobre las huellas del Señor, despreciando las agitaciones del mundo, comparables a las del mar, le ha acompañado con el mismo valor para despreciar la muerte. Pero su falta de seguridad revela su debilidad en la tentación que le esperaba; pues, aunque ha osado avanzar, se ha hundido. La debilidad de la carne y el temor de la muerte han obligado a llegar hasta la fatalidad del repudio. Sin embargo, grita y pide al Señor la salvación. Este grito es el gemido de su arrepentimiento…