TAMBIÉN ES NOTICIA

Se celebraron los 20 años de la canonización de San Luis Orione

Se celebraron los 20 años de la canonización de San Luis Orione

En el patio del Colegio Don Orione, la comunidad educativa de la “Pequeña Obra de la Divina Providencia” celebró este jueves 16 la fiesta del santo fundador, a veinte años de su canonización. También residentes del Pequeño Cottolengo e integrantes del Hogar de Cristo...

Gran celebración en honor a Nuestra Señora de Fátima

Gran celebración en honor a Nuestra Señora de Fátima

Entrada la tarde del lunes 13 de mayo, y a pesar de los largos chubascos que amenazaron el clima durante el día, la comunidad de Mar del Plata se congregó en torno a la Parroquia ubicada en Alberti y Güemes para celebrar a su Patrona, Nuestra Señora de Fátima. En...

Jardines de Infantes católicos celebraron la “Fiesta de la Fe”

Jardines de Infantes católicos celebraron la “Fiesta de la Fe”

La Junta Regional de Educación Católica (JuREC) de la diócesis de Mar del Plata llevó adelante en instalaciones del Colegio Divino Rostro, de la ciudad de Mar del Plata, la 9na. edición de la Fiesta de la Fe, que este año tuvo como lema ”Animados por la fe, caminando...

noche de la caridad MDP

Evangelio del día:

Evangelio según San Juan 19,25-34.

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena.
Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo».
Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.
Después, sabiendo que ya todo estaba cumplido, y para que la Escritura se cumpliera hasta el final, Jesús dijo: Tengo sed.
Había allí un recipiente lleno de vinagre; empaparon en él una esponja, la ataron a una rama de hisopo y se la acercaron a la boca.
Después de beber el vinagre, dijo Jesús: «Todo se ha cumplido». E inclinando la cabeza, entregó su espíritu.
Era el día de la Preparación de la Pascua. Los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos, para que no quedaran en la cruz durante el sábado, porque ese sábado era muy solemne.
Los soldados fueron y quebraron las piernas a los dos que habían sido crucificados con Jesús.
Cuando llegaron a él, al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas,
sino que uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.