Sínodo

13 Oct, 2022

DOMINGO 29º DURANTE EL AÑO. CICLO C 2022

En el Domingo 29º durante el año, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar: 1. FIDELIDAD al tiempo de oración 2. En el TIEMPO de Dios 3. Fe y Sagrada ESCRITURA

Domingo 29º Durante el Año Ciclo C – 16 de octubre de 2022
Primera lectura: Ex 17,8-13 | Salmo: Sal 120,1-8 | Segunda lectura: 2Tim 3,14-4,2 | Evangelio: Lc 18,1-8

El tema de la oración, uno de los predilectos de Lucas, ya ha aparecido a lo largo del ciclo litúrgico. Recordemos especialmente el Domingo 17º Durante el Año que lo celebramos el 24 de julio de este año con Lc 11,1-13. Allí ya se insinuaban algunos aspectos de la oración cristiana que hoy nos regalan el Evangelio y el resto de los textos bíblicos de este Domingo. Propongo tres puntos para reflexionar: FIDELIDAD, TIEMPO, ESCRITURA.

  1. FIDELIDAD al tiempo de oración
  2. En el TIEMPO de Dios
  3. Fe y Sagrada ESCRITURA
bannerTRESPUNTITOS-MESTRE
  1. FIDELIDAD al tiempo de oración

El Señor nos regala la parábola de la viuda y el juez para dejar en claro cómo se debe orar siempre sin desanimarse. La misma idea aparece de otra forma y en otro marco en la intercesión de Moisés que contemplamos en la primera lectura. La insistencia de la viuda nos habla de la perseverancia en la vida de oración. Y la perseverancia se traduce en nuestra existencia como FIDELIDAD al tiempo de oración. La oración cristiana no se mide en primer lugar por el grado de experiencia mística o, por lo que se siente cuando se ora. La oración cristiana se juega en la FIDELIDAD al tiempo: eso es orar siempre sin desanimarse. No tenemos que rezar solo cuando experimentamos las ganas, o cuando lo sentimos, cuando lo necesitamos o cuando estamos sensiblemente conectados y a gusto. Debemos ser perseverantes en la oración y orar siempre. Lo cual implica revisar nuestras formas y tiempos de oración. Cada uno según nuestra vocación específica debemos tener una suerte de dieta de oración. Laicos y consagrados debemos estar siempre atentos para no decaer en este tema y dejarnos llevar por las inevitables tensiones de la vida cotidiana que concentran nuestra energía. A buscar una oración perseverante y realmente animada que exprese nuestra FIDELIDAD a Dios.

¿Cómo es mi vida de oración a lo largo de un día y de una semana? ¿Cuáles son los tiempos que dedico…? ¿Qué “calidad” le doy a esos tiempos? ¿Rezo siempre…?, ¿o me dejo llevar por mi sensibilidad y solo rezo cuando tengo ganas o cuando “lo siento”? ¿Soy FIEL al tiempo de oración? ¿Entiendo que hay que orar siempre, aunque sea en tiempos cortos, pero siempre? ¿Busco tener una cierta organización para garantizar tiempos de oración o dejo todo para “último momento”? ¿“Defiendo” el tiempo de oración así como lo hago para un deporte, para ver televisión o para un pasatiempo que me gusta?

2. En el TIEMPO de Dios

Es interesante la aplicación final que el mismo Jesús hace de la parábola con una pregunta retórica. Dios siempre hará justicia a sus elegidos, es decir, siempre escuchará el reclamo, la súplica y la oración insistente y animada de sus discípulos. Y termina el relato “aunque los haga esperar”. Esta frase es muy importante. Con ella entramos en el misterio del TIEMPO de Dios. Cuando hacemos oración de petición, sobre todo en situaciones límite o complejas, corremos el riesgo de exigir a Dios una respuesta inmediata. Sin embargo el Señor muchas veces se hace esperar, tiene su TIEMPO. No sabemos bien porqué… Sabemos por la fe que Dios quiere lo mejor para nosotros y, si nos hace esperar, o nos hace esperar mucho, es porque detrás hay algo bueno para nosotros, aunque no lo podamos captar en este momento. Los TIEMPOS de Dios nos son los TIEMPOS de los seres humanos… Muchas veces esta “espera” hace que mucha gente pierda la fe o desconfíe de la fuerza de la oración… No es así. Dios siempre está presente acompañándonos aunque nos haga esperar. Esto implica, por un lado dejar que Dios sea Dios en nuestra vida… Él sabe el porqué de todo. Por otro lado una verdadera actitud de paciencia y espera en el TIEMPO según su santa voluntad. Dios siempre nos escucha y acompaña aunque no nos conceda de forma inmediata lo que estamos pidiendo.

¿Habitualmente hago oración de petición? ¿Cómo me responde el Señor…?, ¿me concede de forma inmediata…?, ¿me hace esperar…?, ¿a veces una cosa y otras veces la otra? ¿Cómo impacta todo esto en mi vida de fe? ¿Me perturba, me confunde…? ¿Me fortalece, me debilita…? ¿La oración me ayuda a entrar en el TIEMPO de Dios? ¿Tengo claro que “los TIEMPOS de Dios no son los TIEMPOS de los seres humanos”? ¿Busco ser paciente? ¿Me ejercito en la espera y la esperanza?

3. Fe y Sagrada ESCRITURA

La segunda lectura nos presenta un texto con varias afirmaciones importantes para el discípulo de Jesús. Nos concentramos en las que hacen referencia a la ESCRITURA. La Biblia, le dice el Apóstol a Timoteo, da la sabiduría que conduce a la salvación por la fe en Jesús. Y le recuerda que está inspirada por Dios y que como Palabra de Dios debe ser proclamada siempre. Al confrontar esta Palabra con nuestra vida debemos revisar si la ESCRITURA está realmente presente alimentando nuestra fe y vida de oración. Solo así seremos sabios según Dios y estaremos en el camino de la salvación. Por otra parte la invitación a proclamarla nos conecta con la pregunta final del Evangelio: “cuando venga el Hijo del Hombre: ¿encontrará fe sobre la tierra?”. Más allá de la libertad de cada ser humano de aceptar o no la Palabra a nosotros nos compete anunciarla siempre sin desfallecer.

¿Qué lugar ocupa la Sagrada ESCRITURA en mi vida espiritual? ¿Es el texto de cabecera para alimentar mi fe? ¿Busco hacer lectura orante de la Biblia? ¿Catequizo para que todos los hermanos apoyen su espiritualidad en la Sagrada ESCRITURA? ¿Proclamo con insistencia la Palabra de Dios? ¿Lo hago como el mismo texto nos dice: “con ocasión o sin ella, arguye, reprende, exhorta, con paciencia incansable y con afán de enseñar”?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Descargalo aquí: Domingo 29º Durante el Año Ciclo C 2022

noche de la caridad MDP

Publicaciones relacionadas

DOMINGO 3º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

DOMINGO 3º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

En el Domingo 3º de Adviento, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. Un único MESÍAS: Nuestro Señor Jesucristo
2. CONTAR lo que hemos visto y oído
3. PACIENCIA porque la venida del Señor está próxima

DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

En el Domingo 2º de Adviento, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. Convertirse quitando OBSTÁCULOS
2. “¡Conviértanse raza de VÍBORAS!”
3. Convertirse a JESÚS

DOMINGO 1º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

DOMINGO 1º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

En el Domingo 1º de Adviento, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. En Dios está el sentido de la vida y de la HISTORIA
2. “Ustedes saben en qué TIEMPO [kairón] vivimos…”
3. Algunos VERBOS de atención y movimiento