Sínodo

20 Oct, 2022

DOMINGO 30º DURANTE EL AÑO. CICLO C 2022

En el Domingo 30º durante el año, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar: 1. La religiosidad del FARISEO 2. La religiosidad del PUBLICANO 3. ¿En qué DIOS creemos?

Domingo 30º Durante el Año Ciclo C – 23 de octubre de 2022
Primera lectura: Eclo 35,12-14.16-18 | Salmo: Sal 33,2-3.17-19.23 | Segunda lectura: 2Tim 4,6-8.16-18 | Evangelio: Lc 18,9-14

Una vez más, este Domingo, disfrutamos de un texto que solo Lucas nos transmite. Continuando con su tendencia a señalar con insistencia la actitud de misericordia de Jesús con los pecadores hoy pone como contrapunto la actitud de un fariseo y un publicano en el momento de su oración en el templo.

De entrada pareciera que el tema que está en juego es la oración de cada uno. En parte lo es. Pero en realidad va más allá, es un tema de concepción de Dios, es un tema de fe: ¿En qué Dios cree el fariseo y en qué Dios cree el publicano…? ¿En qué Dios creemos vos y yo…? ¿Quién es Dios para vos, para mí…? Tres puntitos a la luz de la Palabra que nos pueden ayudar sintetizados en tres palabras: FARISEO, PUBLICANO, DIOS.

  1. La religiosidad del FARISEO
  2. La religiosidad del PUBLICANO
  3. ¿En qué DIOS creemos?
bannerTRESPUNTITOS-MESTRE
  1. La religiosidad del FARISEO

La religiosidad del FARISEO está marcada por la autocomplacencia, el narcisismo, la auto-referencialidad y la falsa seguridad. Una religiosidad donde el ser humano manipula a Dios. A tal punto lo manipula que deja de ser Dios. Una religiosidad matemática que obliga a salvar por el cumplimiento de determinados preceptos formales y exteriores. Una religiosidad que hace acepción de personas y no acepta a los pecadores de este mundo. Una religiosidad marcada por la soberbia y la autosuficiencia. En definitiva una religiosidad que sigue a un falso dios, una religiosidad hipócrita como muchas veces desnuda el Señor en el Evangelio. Esta es la religiosidad del FARISEO de la parábola.

¿Qué puede haber de la religiosidad del FARISEO en mi vida? ¿De forma evidente…? ¿De forma más solapada…? ¿En qué situaciones puedo llegar a ser un NEO-FARISEO? ¿Me considero “ya realizado” en todos los aspectos de mi vida? ¿Descubro que siempre estoy en camino y siempre debo estar creciendo y madurando? ¿Estoy demasiado instalado en una “falsa religiosidad”? La seguridad, sentirse seguro en sí mismo es algo bueno, pero: ¿En qué o quién me siento seguro?, ¿en Dios…?, ¿o en la imagen que proyecto de Dios según mis gustos y necesidades? ¿Soy soberbio…? ¿Necesito realmente de Dios…?

2. La religiosidad del PUBLICANO

La religiosidad del PUBLICANO está bien orientada. Reconoce su culpa sin tener una actitud culpógena o culpa enfermiza. Se hace cargo de su pecado sin ser masoquista. Asume la debilidad y la falta humana sin falsos pudores y abriéndose con humildad a la misericordia divina. Esta es la verdadera religiosidad: la que se presenta ante Dios con conciencia de límite y sabiéndose nada ante su inmensidad. Pidiendo la compasión necesaria para poder continuar adelante en el camino de la vida. Esta es la religiosidad que deja que Dios sea Dios, que no lo manipula ni lo quiere manipular. Resalta con claridad la diferencia y la distancia entre la creatura y el Creador. A pesar del pecado, el PUBLICANO, es humilde ante la omnipotencia de Dios.

¿Qué hay de la religiosidad del PUBLICANO en mi vida? ¿Tengo conciencia de mi pecado? ¿Asumo mi debilidad y me acuso con confianza ante el Señor misericordioso? ¿Cuáles son mis faltas puntuales hoy? ¿Me acerco al Sacramento de la Reconciliación con espíritu humilde? ¿Soy buen penitente? ¿Miro mi interior con serenidad y busco en Dios mi rescate y salvación?

3. ¿En qué DIOS creemos?

El fariseo y el publicano en el templo explicitan dos formas de religiosidad que en el fondo expresan dos concepciones distintas de DIOS y dos formas muy diferentes de vivencia de la fe. Las dos figuras nos desafían para preguntarnos, no solamente con cuál nos queremos identificar más, sino también, y sobre todo, examinarnos en nuestra fe y descubrir en qué DIOS creemos. El DIOS verdadero queda patente en la conclusión del relato de hoy: es el DIOS que justifica y rescata siempre al humilde y al sencillo. Ya lo dijo el mismo Jesús en Lc 5,32: “No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores”. Lo dice también hoy con claridad la primera lectura del Eclesiástico. El DIOS cristiano está siempre del lado del humilde, resiste al soberbio y al poderoso. El DIOS cristiano rescata al que se descubre realmente necesitado de salvación.

¿En qué DIOS creo? ¿En el DIOS que justifica, es decir en el Dios que rescata, re-crea, redime, libera, purifica…? ¿Entiendo que DIOS salva libremente al ser humano? ¿Capto que el Señor no está obligado a justificar a nadie sino que lo hace más allá de los méritos de las personas? ¿Valoro y doy gracias por el don inmerecido de la salvación y el regalo de la vida eterna que DIOS me ofrece?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Descargalo aquí: Domingo 30º Durante el Año Ciclo C 2022

noche de la caridad MDP

Publicaciones relacionadas

DOMINGO 3º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

DOMINGO 3º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

En el Domingo 3º de Adviento, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. Un único MESÍAS: Nuestro Señor Jesucristo
2. CONTAR lo que hemos visto y oído
3. PACIENCIA porque la venida del Señor está próxima

DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

En el Domingo 2º de Adviento, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. Convertirse quitando OBSTÁCULOS
2. “¡Conviértanse raza de VÍBORAS!”
3. Convertirse a JESÚS

DOMINGO 1º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

DOMINGO 1º DE ADVIENTO. CICLO A 2022

En el Domingo 1º de Adviento, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. En Dios está el sentido de la vida y de la HISTORIA
2. “Ustedes saben en qué TIEMPO [kairón] vivimos…”
3. Algunos VERBOS de atención y movimiento