Sínodo

12 Ago, 2021

LA ASUNCIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

En la Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar: 1. “María PARTIÓ y fue sin demora” 2. “Mi alma canta la GRANDEZA del Señor” 3. Con María mirar al CIELO

Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María – Domingo 15 de agosto de 2021
Primera lectura: Ap 11,19a; 12,1-6a.10ab| Salmo: Sal 44,10bc. 11-12.15b-16| Segunda lectura: 1Co 15, 20-27a| Evangelio: Lc 1,39-56

El 1º de noviembre de 1950, el Papa Pio XII, en la Constitución Apostólica Munificentissimus Deus, declaró con la siguiente fórmula: Pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma de revelación divina que la Inmaculada Madre de Dios, siempre virgen María, cumplido el curso de su vida fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste. María como creatura goza de forma anticipada, por haber sido la madre del Salvador, del privilegio de estar ya totalmente plena en la Patria del Cielo, junto a su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. La Fiesta de la Asunción de María se encuentra claramente relacionada y subordinada a la Solemnidad de la Ascensión de Cristo que celebramos durante el Tiempo Pascual.

El texto Evangélico que hoy compartimos tiene dos grandes partes:

  • Vv. 39-45: el episodio de la visita de María a Isabel.
  • Vv. 46-56: dentro de esta visita está el canto de alabanza que María realiza a Dios.

En la primera parte percibimos con claridad dos actitudes muy importantes de María: servicio y llevar a Jesús. El servicio se expresa en esto de ir a través de las montañas a socorrer a su prima que la necesita. Pero además del servicio concreto en la casa con los quehaceres domésticos, hay un segundo servicio: llevarle la presencia de Jesús. Esto último es tan importante que todos saltan de alegría. Sí, la presencia del Niño Jesús, en el vientre de María produce, regala, concede una gran alegría… Es así que Isabel felicita a María por su compromiso y por su actitud ante Dios.

María estalla de alegría y realiza el hermoso himno que aquí se nos ofrece en la segunda parte. Es tal la fuerza de Dios en su corazón y en su vida, que ya puede ver como realizado lo que aún no se ha dado. Es tal la esperanza que tiene, que pone el acento en todo lo bueno y grandioso de Dios, a pesar de que haya situaciones difíciles todavía por vivir y resolver aquí en la tierra. Es un canto de fe, de esperanza, de amor y alabanza a un Dios que nunca abandona a su Pueblo.

Dentro de las muchas posibilidades de meditación que nos ofrece la Escritura en esta Solemnidad de la Asunción, propongo tres puntos sintetizados en tres palabras: PARTIÓ, GRANDEZA, CIELO.

  1. “María PARTIÓ y fue sin demora”
  2. “Mi alma canta la GRANDEZA del Señor”
  3. Con María mirar al CIELO
bannerTRESPUNTITOS-MESTRE
  1. “María PARTIÓ y fue sin demora”

Las primeras palabras del Evangelio de esta fiesta nos dan parte del perfil humano y espiritual de María. Ella PARTE sin demora para socorrer a su prima Isabel y llevarle la presencia de Jesús. Nos invita a todos nosotros a PARTIR sin demora y servir a nuestros hermanos en lo que sea necesario, sobre todo llevando la presencia de Jesús. En medio de las vicisitudes de nuestra vida, hoy también con la intercesión de la Madre Asunta al cielo, PARTAMOS sin demora a cumplir la voluntad de Dios.

¿Qué implica para mí hoy la expresión “María PARTIÓ y fue sin demora? ¿Qué me invita a hacer? ¿Hacia dónde deberé PARTIR sin demora? ¿A quiénes tendré que socorrer de manera particular? ¿Soy dueño de mi presente y busco cumplir la voluntad de Dios con rapidez y entusiasmo? ¿A quiénes deberé llevarles la presencia de Jesús?

2. “Mi alma canta la GRANDEZA del Señor”

Con estas palabras comienza el himno del Magnificat: María canta la GRANDEZA del Señor. En esta fiesta de la Madre que es elevada al cielo, con ella cantamos la GRANDEZA del Señor. Como ella, vemos lo mucho que Dios hizo, hace y hará en la historia de los seres humanos más allá de nuestros pecados y fragilidades. Con ella contemplamos la GRANDEZA de nuestro Dios y una y mil veces nos sumamos a su canto de alabanza. Una y mil veces debemos mirar nuestra vida y componer nuestro propio Magnificat, cantando con María la GRANDEZA de nuestro Dios.

¿A que me estimula las palabras de la Madre que dicen “mi alma canta la GRANDEZA del Señor? ¿Hoy soy capaz de ver, de visualizar la GRANDEZA del Señor? ¿En qué situaciones, en qué circunstancias, en qué acontecimientos…? ¿Qué elementos podría tener mi propio Magnificat? ¿Me animo a realizar mi propio Magnificat?

3. Con María mirar al CIELO

Como en el momento que Dios inspiró al Papa Pio XII, nuestra fe nos invita a mirar al CIELO. En medio de la tentación de quedarnos solo con las cosas de la tierra, la Iglesia nos invita a mirar al CIELO. En medio de las coyunturas cotidianas, a las cuál debemos responder sin demora con alegría y servicio, María nos invita a mirar el CIELO. Sin escaparnos nunca de la tierra, del compromiso con la realidad, nuestro destino último está en la patria del CIELO. ¡Qué Nuestra Señora de la Asunción nos enseñe a estar siempre con los pies en la tierra y nuestra mirada elevada a los CIELOS!

En clave espiritual: ¿Qué significa para mí el CIELO? ¿Hablo del CIELO con los demás? ¿Descubro que Dios me “regala” el CIELO y que esta vida terrena es preparación gozosa para ese momento? ¿Dejo que María me enseñe, con su ejemplo e intercesión, el verdadero camino al CIELO? ¿Busco tener siempre los pies sobre la tierra y la mirada puesta en las realidades del CIELO?

+Mons. Gabriel Mestre
Obispo de Mar del Plata
Argentina

Descargalo aquí: LaAsunciondelaBienaventuradaVirgenMaria

noche de la caridad MDP

Publicaciones relacionadas

DOMINGO 25º DURANTE EL AÑO. CICLO B 2021

DOMINGO 25º DURANTE EL AÑO. CICLO B 2021

En el Domingo 25º durante el año, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. “Ustedes AMBICIONAN…”
2. Jesús es el JUSTO puesto a prueba
3. El NIÑO como modelo

DOMINGO 24º DURANTE EL AÑO. CICLO B 2021

DOMINGO 24º DURANTE EL AÑO. CICLO B 2021

En el Domingo 24º durante el año, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. Todos participamos de la AMBIVALENCIA de Pedro
2. COHERENCIA
3. ¿Quién es JESÚS para mí?

DOMINGO 23º DURANTE EL AÑO. CICLO B 2021

DOMINGO 23º DURANTE EL AÑO. CICLO B 2021

En el Domingo 23º durante el año, el padre Obispo Gabriel nos ofrece tres puntos para reflexionar:
1. INCOMUNICACIÓN
2. “¡EFATÁ!: ¡Ábrete!”
3. “No hagan ACEPCIÓN de personas”